Contemplación de la naturaleza, percepción de la sencillez, captación del aquí y ahora.

El haikai o haiku tradicional consta de 17 moras (unidad lingüística de menor rango que la sílaba) dispuestas en tres versos de 5, 7 y 5 moras, sin rima. Suele contener una palabra clave denominada kigo (, kigo?), que indica la estación del año a la que se refiere.

Tradicionalmente el haiku, así como otras composiciones poéticas, buscaba describir los fenómenos naturales, el cambio de las estaciones, o la vida cotidiana de la gente.

Muy influido por la filosofía y la estética del zen, su estilo se caracteriza por la naturalidad, la sencillez (no el simplismo), la sutileza, la austeridad, la aparente asimetría que sugiere la libertad y con ésta la eternidad.

 

Comparte tus Haikus

Te invitamos a enviarnos tus haikus a escuelaecopsicologiaspain@gmail.com para compartir en esta página los momentos de inspiración en la naturaleza.

Haikus de Amparo Solbes

Somos del campo

y siempre nos preocupa

si cambia el tiempo.

 

Ya llega el frío

cambiarán los colores

vibrará el verde.

 

En el invierno

con aceite de oliva

mojamos todos.

 

Mañana de otoño, Mª Cruz Zamora

Arboles inclinados
caen hojas frescas y amarillas
tierra cubierta.

Otoño sorprende
magia húmeda
el sonido del río habla

Rocas y árboles
figuras en la imaginación
íntima relación

QUILUZ Y EL MAR

 Llega desnudo
el nacimiento del mar.
Anuncia peces.

Abre corazón.
Belleza azul cobalto
respira el mar

A ras de suelo
raíces tejen bosque
en el otoño.

Es la aventura
Curiosos recovecos
Hacia la magia

Es la aventura
Amanece la magia
Hoy también la luz

El agua canta
Pura de carne y hueso
Al amanecer

Adiós al dolor
Madre tierra está viva
Regreso a casa

Hoy es el día
Luz del sol acaricia
Llueve bendición

El azul brama
Abre bocas y cuevas
Bendita la luz

El azul brama
Inmensidad acuna
Bendita la luz

Rocas enhiestas
El dorado lame el mar
Azul nos rodea